1. Introducción Alimentación y nutrición

El cáncer es una de las enfermedades de mayor relevancia clínica y social, por su incidencia, prevalencia y mortalidad, y constituye un problema de salud pública a escala mundial. En la actualidad, se calcula que la prevalencia total de cáncer en España es de más de 1.500.000 personas. Uno de cada tres varones y una de cada cuatro mujeres se diagnosticarán de cáncer a lo largo de su vida. Aunque cada año la incidencia aumenta, también disminuye su mortalidad, lo cual refleja los avances en el diagnóstico precoz y el tratamiento. Según datos calculados para el año 2015, el cáncer con mayor incidencia será el colorrectal.

 

Si nos referimos exclusivamente a la patología oncohematológica, los linfomas son una forma de cáncer que afecta a más de un millón de personas en todo el mundo. En España se estima que los linfomas tienen una incidencia media de 3 nuevos casos por 100.000 habitantes cada año. La leucemia es el cáncer más frecuente en la infancia, en concreto la leucemia aguda linfoblástica, mientras que la leucemia aguda mieloblástica es una enfermedad fundamentalmente de adultos.

Los tratamientos empleados en enfermos oncohematológicos pueden provocar numerosos trastornos gastrointestinales que difi cultan la ingesta de alimentos y la digestión y absorción de nutrientes, lo que puede llevar a un mayor o menor grado de desnutrición. De todos modos, hay que precisar que, además de los tratamientos, también la propia enfermedad puede contribuir a un deterioro del estado nutricional y de la calidad de vida de ahí la necesidad de establecer una evaluación sistemática y periódica.
Para establecer las recomendaciones nutricionales individualizadas para cada tipo de paciente, es necesario medir la tolerancia y la capacidad de ingesta oral, así como las complicaciones derivadas del tratamiento y de la propia enfermedad a lo largo de la evolución de la misma. Planificar un soporte nutricional individualizado y adaptarlo a las diferentes etapas de la enfermedad comporta grandes beneficios. Los profesionales de la Nutrición estamos capacitados para ayudarte siempre que lo necesites para mantener un adecuado estado nutricional a lo largo de tu enfermedad. Un buen estado nutricional te permitirá enfrentarte mejor a las complicaciones. Esperamos sinceramente que este libro te sea de utilidad y no dejes de solicitar ayuda siempre que lo necesites.

Recordemos que los alimentos, lejos de ser solo una simple fuente de nutrición, en todas las sociedades desempeñan importantes funciones de naturaleza cultural, social, económica y religiosa.