Los hematólogos apuntan a la prevención como el reto pendiente para estas patologías

Con motivo del Día Mundial del Cáncer, el pasado sábado 4 de febrero, la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) ha elaborado un informe que resume los principales avances que ha habido durante 2016 en el diagnóstico, prevención, pronóstico y tratamiento de 13 tipos de cáncer hematológico.

En el tratamiento los protagonistas han sido la terapia de precisión y la inmunoterapia. En el primer grupo figuran los inhibidores de tirosina quinasa y de NF-Kb, y las proteínas antiapoptóticas. En el segundo, “nuevos anticuerpos monoclonales y se ha impulsado la terapia celular con células NK y T”, explica Jorge Sierra, presidente de la SEHH.

Mención especial merecen las células T-CAR, con “resultados espectaculares”, sobre todo en niños y jóvenes con leucemia linfoblástica de línea B resistente a tratamientos previos, lo que lleva a Sierra a advertir que “estamos ante una terapia muy prometedora cuyo desarrollo está garantizado en 2017”.

En el diagnóstico, los hematólogos destacan la publicación de la clasificación actualizada de las neoplasias mieloides y linfoides, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), ya que “reconoce entidades nuevas con características genéticas y da luz en las áreas frontera entre patologías, como es el caso de las neoplasias mieloproliferativas crónicas”, profundiza Sierra.

Marcadores de respuesta al tratamiento

En cuanto al pronóstico, recientemente se han descubierto marcadores moleculares que predicen la respuesta al tratamiento y la supervivencia. Además, la persistencia de la enfermedad residual después del tratamiento inicial es otro de los aspectos con más impacto en la práctica clínica. “La evaluación de esta enfermedad residual es útil para la toma de decisiones de intensificación terapéutica”.

Sierra considera que la prevención “todavía es un reto pendiente, ya que la mayor parte de las hemopatías malignas son, en general, consecuencia de mutaciones o reordenamientos adquiridos en los procesos de replicación celular”. No obstante, “se han descubierto características en células germinales que predisponen al desarrollo de leucemias, particularmente de la leucemia mieloide aguda”.

Fuente: www.redaccionmedica.com/